Tribologia

El análisis ABC en el mantenimiento predictivo

Entre los diversos tipos de mantenimiento, el factor «costo-beneficio» es fundamental. Especialmente, en la toma de decisiones.

Aunque algunos clientes tengan un gran número de equipos, y estén conscientes de la importancia del mantenimiento predictivo, no lo llevan a cabo con regularidad.

En estos casos, es prudente adoptar el análisis ABC para organizar las prioridades de cada equipo y sus respectivos mantenimientos.

¿Qué es el análisis ABC?

El análisis ABC es un método de clasificación que jerarquiza los objetivos según su importancia o impacto.

  • Establece la repercusión de cada material, valiéndose de la demanda y valor de cada uno. Por lo que, suele ser aplicado en la administración de inventarios.
  • También determina las prioridades, clasificando las máquinas de acuerdo con su participación en el sector productivo.

Por ejemplo, si un equipo es caro y muy utilizado para la producción, será clasificado como «A». Por lo que, requerirá mayor mantenimiento que el resto de las maquinarias.

Ventajas del análisis ABC

Además de ser un método eficaz para organizar los equipos, también es favorable para mejorar las comunicaciones, programar con antelación la frecuencia del monitoreo y otras acciones de control.

Comprendamos mejor las tres clasificaciones del análisis:

Clasificación A

  • Equipos de alto valor con piezas de repuesto caras.
  • Máquinas cuyas piezas de repuesto tardan en ser sustituidas, por lo que afectan directamente con el ritmo de producción.

Clasificación B

  • Equipos con piezas de precio regular y más fáciles de conseguir.
  • Máquinas con piezas ausentes que no complican el tiempo de producción.

Clasificación C

  • Equipos con piezas -prácticamente- irrelevantes, que son fáciles de reponer.

Cómo introducir el análisis ABC en el mantenimiento predictivo

La primera iniciativa será establecer la frecuencia del mantenimiento según el análisis ABC, de acuerdo para cada empresa.

Los equipos de clasificación «A» pueden ser examinados mensualmente.

Las máquinas de calificación «B» podrían ser atendidas bimestralmente y las de orden «C», cada tres meses.

Otra forma de distribuir el presupuesto para estas rutinas, puede ser según el tipo de mantenimiento.

  1. A) Mantenimiento predictivo: exige un mayor seguimiento, aunque diagnostica las intervenciones necesarias, por lo que sabrás sobre los posibles problemas desde el comienzo.
  2. B) Mantenimiento preventivo: sus intervalos son mayores, aunque puede representar gastos innecesarios, como cambios de aceite y de piezas que todavía podrían ser provechosas.
  3. C) Mantenimiento correctivo: requiere de bastante tiempo para investigar los problemas y reponer las piezas. Sus costos son elevados y afectan a la producción, ya que el equipo es cuestión debe permanecer parado.

Lo maravilloso del análisis ABC es que se ajusta a tus necesidades. Puedes organizar las clasificaciones según el estado de tu equipo (crítico, normal, óptimo); la productividad de cada maquinaria (baja, media y alta); y otras que sean relevantes para tu negocio.

¿Cómo designarías el análisis ABC en tu empresa? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este contenido

Impresión